Translate

05 mayo, 2014

La Restauradora



Título: La Restauradora

Autora: Amanda Stevens

Libro: 1/? [Saga inconclusa]

Género: Romantico, Ciencia-Ficción

Editorial: Rocaeditorial.

Nº de páginas: 368



 
Sinopsis


Amelia Gray tiene veintisiete años y desde los quince puede ver fantasmas. Heredó el don (o maldición) de su padre, y también a través de él supo las reglas que todo médium debe respetar para poder serlo y llevar una vida tranquila: no alejarse de los campos santos; ignorar la presencia de fantasmas a su alrededor, aunque quieran hacerse presentes; no relacionarse con personas a las que los espíritus acechan. Amelia se dedica a restaurar cementerios de valor histórico artístico y con ello cumple con una de las reglas que su padre le impuso en su momento también consigue llevarlas a rajatabla. Esto es, hasta que todo cambia.


Sobre el Autor

Amanda Stevens nació en Arkansas y se decantó por el género romántico teñido con grandes gotas de suspense. En la actualidad está escribiendo el cuarto libro de la serie La Reina del Cementerio, que cuenta con: La Restauradora, El Reino, El Profeta y ya tiene título de la cuarta entrega: The visitor.

La restauradora supuso un avance para ella y un renombre dentro del género romántico, aunque no es el único trabajo que ha publicado pues su extensa carrera cuenta ya con 29 novelas publicadas.

La serie La Reina del Cementerio tuvo gran acogida en muchos países y algunos aún esperan con ansias el segundo título (El Reino), que vio la luz en España el 8 de Mayo de 2014. Se espera que la tercera entrega llegue a nuestro país en octubre de este mismo año.


Cita del Libro

No todo el mundo puede verlos —continuó—, pero los que sí podemos
debemos tomar ciertas precauciones para proteger a los que nos rodean. La
primera y más importante es la siguiente: jamás admitas que has visto
un fantasma. No los mires, no les hables, no permitas que huelan tu miedo. No reacciones ni siquiera cuando te toquen.
Me quedé paralizada.
Ellos… ¿te tocan?
A veces.
¿Y lo puedes notar?
Tomó aliento.
Sí, lo puedes notar.
Lancé la ramita y me abracé las rodillas con los brazos. Todavía hoy no logro explicármelo, pero, a pesar de no ser más que una niña, mantuve la calma, aunque por dentro estaba muerta de miedo.


Valoración Personal

Este libro no hace mucho que lo he leído. De echo, lo leí hace dos semanas y quise reseñarlo antes de que se me olvidaran algunos puntos. Últimamente me estoy dejando llevar por los libros Románticos que, aunque no es mi género literario preferido, me están haciendo pasar buenos ratos.

Es un libro raro, que cuesta de arrancar. Primero nos explica un poco por encima como la protagonista se dio cuenta de que puede ver fantasmas y de las reglas que impone su padre (que también los ve).



Más tarde nos va hablando de su trabajo, de lo que consiste ser una restauradora de cementerios (un oficio algo tétrico, a mi parecer) y de lo famosa que se ha vuelto tras un video de YouTube.



Y de repente, nos aparece John Delvin, el apuesto detective perseguido por dos fantasmas la mar de simpáticos -nótese el sarcasmo-. Este personaje, por supuesto, no podía faltar. El típico personaje que está para comérselo, de ensueño, un poco pedante al principio, hiper guay al final. Le pide a Amelia que les ayude en una investigación que se lleva a cabo en el cementerio donde ella está trabajando para asegurarse de que no destrozan el cementerio en su búsqueda.



Y ella, acepta. En el libro hay varias escenas de esas en las que te pones a gritar: “¡Pero no entres ahí, si ahí está el asesino!” como en las películas de Terror americanas y ella, no sabría decir si muy tonta o muy valiente, se mete en la boca del lobo cual caperucita ingenua.



En general el estilo es casi perfecto, aunque le faltan por pulir unos cuantos detalles que estoy segura de que en la segunda entrega ha perfeccionado. Es una lectura amena que puede atraparte si te sientes inclinado hacia todo esto de los fantasmas.



El romance es más bien extraño. Cada vez que John Delvin acude a la casa de Amelia, se acaba durmiendo sin explicación alguna y claro, así la relación no avanza, aunque ella asegura que está tremendo así dormido.



En la única escena de sexo que hay Amelia, virgen, pura y casta, descubre que es excelente, así, de repente, en la cama, sin práctica ni nada. Pero pasa algo en medio de la escena que te deja con cara de no saber si matar a Amelia o compadecerla.



No acaba de calar la historia en mi, muy a mi pesar, aunque leeré el segundo libro para ver si Amanda Stevens ha perfeccionado su estilo y si la historia se vuelve más interesante.





 


No hay comentarios:

Publicar un comentario